La protección contra lesiones personales (PIP, por sus siglas en inglés) paga los gastos médicos para usted y los pasajeros de su automóvil cuando se presenta un accidente automovilístico. También se le llama “seguro sin culpa” y se deriva del hecho de que cubre sus lesiones independientemente de quién sea el culpable del accidente. Más allá de los gastos hospitalarios, el PIP a veces cubrirá los salarios perdidos, los gastos de reemplazo del hogar y el cuidado de los niños, e incluso los costos del funeral.

Otra cobertura adicional es la de Adaptaciones y Conversiones. Aunque puede aumentar el precio de tu seguro, si mejoras el equipo de sonido de tu auto, lo más recomendable es declararlo a la aseguradora para que lo incluya en tu póliza. Ya que en caso de accidente o robo, si no está declarado, la aseguradora podría no hacerse responsable de indemnizarte su valor.
Además de escoger las coberturas y limites requisito en tu estado, podrías querer contratar otras coberturas para proteger tu vehículo, como contra choques o cobertura completa. Si agregas la cobertura de choque a una cotización, asegúrate de añadirla a las demás cotizaciones también. También, algunas coberturas, como contra choques, conlleva un deducible. Puede que te sea posible escoger tu deducible – por ejemplo, $500. Recuerda seleccionar el mismo deducible en cada cobertura, para cada cotización que recibes.
×