Los comerciales de seguros automotor constantemente lo animan a cambiar de seguro y las posibilidades son que – salvo que usted sea un superhéroe al que no hayan descubierto – usted esté usando sus beneficios de salud un par de veces al año. Pero frecuentemente, no se le da mucha atención al seguro para dueños de viviendas más allá del requisito de tenerlo con su préstamo hipotecario o en el evento desafortunado de que se produzca un desastre en el hogar. El seguro de su hogar protege sus bienes más valiosos. Comprenda sus necesidades o su póliza actual, luego compare cuidadosamente las opciones y descanse un poco mejor.

La alternativa al seguro de vida a plazo es el seguro de vida permanente (o de por vida). La cobertura permanente garantiza un pago de beneficios por fallecimiento, sin importar cuándo fallezca el asegurado. ¿La compensación? Ambos tipos de seguro permanente (vida entera y universal) son más costosos que la cobertura a plazo. La vida entera es la más cara, a menudo cuesta alrededor de $200 a $300 por mes.
Otro principio básico de las empresas aseguradoras, es la distribución o división de riesgos. La existencia del riesgo técnico-asegurador lleva a la aseguradora a la necesidad de conseguir que los riesgos que asume en virtud de los contratos de seguro sean homogéneos cualitativa y cuantitativamente, de forma que se cumpla el principio mutual o de compensación. Ello se puede lograr distribuyéndolos en el tiempo (constituyendo reservas o provisiones técnicas para desviaciones en la siniestralidad en los años económicamente favorables o positivos), geográficamente (sólo es válido cuando sus consecuencias son poco importantes), al operar en varios ramos y modalidades de seguro (compensando las pérdidas entre ellos), entre el asegurado (a través de franquicias o de infraseguros -parte de la indemnización va a cargo del mismo-), o entre otras empresas coaseguradas o reaseguradoras, o incluso también aplicando una política de selección de riesgos adecuada.

Al objeto de cumplir con los debidos criterios de transparencia, el Tribunal Supremo ha fijado la exigencia de que, tanto las cláusulas limitativas como las delimitadoras, cuenten con una redacción clara, concisa, coherente y lógica, para que no puedan llevar a error alguno con su contenido y para la correcta protección jurídica del tomador, la parte débil del contrato. Además, se exige que las cláusulas delimitadoras del riesgo cubierto respeten el principio de congruencia con el propio objeto del seguro.6​

            Por esto, y otros aspectos el seguro conlleva a amparar los bienes transportados contra los riesgos que puedan afectarles durante su desplazamiento de un lugar a otro y en el transcurso de períodos en que los bienes deben permanecer en reposo debido a las circunstancias del viaje (carga/descarga, estancias...). Además, cubre los daños producidos al medio de transporte y a terceros.

Las aseguradoras de automóviles, salud y hogar fueron calificadas en base a las calificaciones de tomadores de seguros que fueron encuestados dentro de la categoría de servicio al cliente, calidad conforme al precio, renovación del plan, y si lo recomendaría. Estas cinco categorías ponderadas reflejaron las prioridades que calificaron los consumidores como las mejores, al considerar las necesidades a asegurar.
×