Uno de los mayores beneficios de una póliza de por vida es su valor en efectivo, y los dividendos anuales son una excelente manera de reforzar esa cuenta de efectivo. Los dividendos nunca están garantizados; dependen del rendimiento de una empresa, el tamaño de la póliza que tengas y otros factores. Pero la mejor apuesta es elegir un proveedor con un sólido historial de dividendos, y Northwestern Mutual es uno de los pioneros en esa área.

ARPEM NETWORKS SL a través de su página web,  www.arpem.com  y de otras páginas de terceros relacionadas  www.km77.com,www.coches77.com,  blogs.km77.com,  www.encooche.com  propiedad de Ruedas de Prensa S.L. con dirección en C/ Juan de Olías, 1 - Planta 1, Oficina 5 28020, Madrid con CIF B82262254 inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Hoja M-228883, Folio 44, Tomo 13.967 Ofrece a los usuarios información comparativa sobre distintos productos de seguro, financieros o bancarios, de compra de automóviles existentes en el mercado o de cualquier producto o servicio relacionado con el mundo del automóvil (coches, motos, furgonetas...).
Con la posibilidad de distribuir los riesgos asumidos entre otras empresas de seguros y reaseguros se consigue la homogeneidad cuantitativa de los mismos, más fácilmente controlable y llevada a la práctica que la cualitativa, pues se basa en otro principio fundamental para la empresa aseguradora, el principio de distribución o división de los riesgos, indicado en forma general anteriormente pero que se concreta en que para la empresa es preferible (en condiciones normales y uniformes) suscribir un gran número de contratos con una elevada suma asegurada (pues en este caso las desviaciones son mayores). Sin embargo, por las razones antes expuesta, la sola aplicación de este principio es insuficiente, dado el grado de heterogeneidad de las sumas aseguradas y la diversidad de los riesgos asumidos, y además no puede generalizarse a todas las empresas, pues también dependerá del volumen del negocio, de su patrimonio, del importe o montante de reservas o provisiones técnicas constituidas, y del control (reducción de las desviaciones) de su riesgo técnico-asegurador en definitiva.
Daños propios: este apartado cubre los daños sufridos por el vehículo asegurado, con independencia del culpable del mismo (p.ej. si el culpable del siniestro es el propietario del coche). El objetivo es comparar los seguros de automoviles en función de las indemnizaciones en caso de siniestro y si quedan cubiertos también los accesorios no declarados y el equipaje que hubiera en el coche en el momento del siniestro.
El asegurado puede ser definido como el titular del área de interés que la cobertura del seguro concierne, y del derecho a la indemnización que en su día se satisfaga que, en ciertos casos, puede trasladarse al beneficiario. Es la persona natural o jurídica a quien el acontecimiento del siniestro va a afectarle más directamente. En definitiva, es aquel sobre cuya cabeza o bienes van a recaer las consecuencias del siniestro. La figura del asegurado es esencial dentro del contrato de seguro. Porque lo mismo que no cabe concebir un contrato de aquella naturaleza sin la existencia de un riesgo que cubrir o tampoco resulta dable pensar un negocio jurídico de la naturaleza mencionada sin que haya una persona o destinatario final de la garantía que se pacta, y cuyos intereses, protegidos de esta suerte, son la causa eficiente del contrato.
Esta suma asegurada establece el monto máximo que el asegurador se verá en la obligación de cumplir, dependiendo de esta suma se asignará el valor de la prima. Para establece un valor para el interés asegurado, la jurisprudencia española mediante sentencia STS 3244/2013 del 23 de mayo indica que el valor que se le debe otorgar corresponde según su uso y el estado en el que se encuentre, esto para evitar un enriquecimiento sin causa del tomador y darle cumplimiento a lo establecido en el artículo 26 de la ley 50 de 1980.
En el art. 41 se indican las prácticas abusivas y el derecho de arrepentimiento. Por ejemplo, suponen prácticas prohibidas de comercialización i) el imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro, salvo los seguros obligatorios; o ii) predeterminar el nombre de empresas de seguro a través de contratos conexos, de manera tal que se limite la libertad de elección del potencial asegurado.
Siendo el seguro un asunto que afecta a toda la comunidad, y que está directamente conectado con el bienestar de esta y cuya base indispensable es la confianza y el crédito. A las entidades que deseen actuar como aseguradoras se le exigen una doble serie de formalidades tanto como jurídicas como económicas, obedeciendo estas de la entidad que se quieran formar para proveer los seguros.

Puede decirse que, de forma general, en América Latina la regulación contractual del contrato de seguro no ha alcanzado todavía el nivel de protección del que goza el asegurado en España y el resto de Europa. En cualquier caso, algunos países sí que han legislado, siquiera de forma parcial, para dotar de derechos al asegurado frente a las compañías aseguradoras.

State Farm solo ofrece plazos de 10, 20 y 30 años (a menos que optes por un seguro hipotecario de 15 años). Esto quizás no es lo mejor para las personas con necesidades de término muy específicas: por ejemplo, alguien que solo quiere cobertura por 12 años, hasta que su hijo se mude. Si prefieres un término más personalizado, te sugerimos que revises New York Life, que permite a los clientes elegir un plazo entre 10 y 20 años.


“No debería desalentarlo que las tres mejores compañías estén afiliadas a organizaciones. Primero, USAA tiene varias formas de demostrar asociación militar, y con Auto Club of Southern California y CSAA, cualquiera puede contratar una póliza de seguro. Sin embargo, usted también podría convertirse en miembro de AAA y obtener los beneficios adicionales que implican, como ser el servicio en las rutas.”
×