Como consta en la página web de la aseguradora, su oferta de productos y servicios está destinada tanto a personas físicas como a personas jurídicas. Para personas, la empresa opera en los siguientes ramos: automotor, residencial, accidentes personales, vida, combinado familiar, embarcaciones de placer. Para empresas y profesionales, los productos son los siguientes: seguros integrales, vida, incendio, riesgos del trabajo, responsabilidad civil, transporte, caución, automotores, robo.
La mayoría de las compañías también ofrecen complementos o “riders” que amplían lo que cubrirá tu póliza de seguro de vida. Cada compañía de seguros de vida tiene una selección única; por lo tanto, si tus necesidades van más allá de un beneficio básico por fallecimiento, te recomendamos que te comuniques con uno de los agentes de cada compañía que estás considerando para ver qué pueden ofrecerte.
Asistencia en viaje: en caso de un problema con el coche, como p.ej. una avería, la aseguradora ofrece asistencia tanto al vehículo (reparaciones sencillas, remolque, …) como a los ocupantes del mismo (traslado del asegurado, envío de un conductor profesional, …). Se puntúa la distancia a partir de la cuál se presta la asistencia, si incluye vehículo de sustitución en caso de quedar el automovil inmovilizado en el taller y si cubre la pérdida de llaves, falta de combustible y el pinchazo de un neumático.
El seguro de vida es como cualquier otro seguro: pagas una prima al proveedor de tu preferencia y, a cambio, tu proveedor se compromete a pagar una suma mayor si algo sucede. En el caso del seguro de vida, esa suma global se denomina “beneficio por muerte” y generalmente se paga cuando el asegurado fallece. (Hay algunas situaciones en las que se puede usar el beneficio de muerte durante la vida; cubriremos esas situaciones en la siguiente pregunta).
Por su parte, puede definirse póliza de seguro como el documento que instrumenta el contrato de seguro, en que se especifican las normas que de forma general, particular o especial regulan las relaciones que se han convenido contractualmente entre el asegurado y el asegurador. Solo cuando este documento ha sido emitido y aceptado por las dos partes involucradas se puede decir que han comenzado a ejercerse los derechos y obligaciones que derivan de él.
Las compañías califican los factores en forma diferente, así que las variantes --como por ejemplo la construcción de rutas, índice criminal y frecuencia de accidentes en su ciudad, las cuales cambian cada año -- pueden hacer a la diferencia en la forma en que una compañía proporcionaría el presupuesto de una póliza. Una compañía podría calificar la zona en la que usted vive de forma más favorable que otra compañía, así que siempre vale la pena comparar presupuestos, por lo menos cada un par de años, para poder beneficiarse de las mejores tarifas disponibles.
×