El artículo 84 de la LCS de España, establece textualmente que el tomador del seguro podrá designar beneficiario o modificar la designación anteriormente realizada, sin necesidad del consentimiento del asegurador. Con ello queda claro que la facultad de señalar y revocar beneficiarios está en la mano del tomador. El asegurado no posee ningún derecho o disposición sobre el particular, ni siquiera de aprobar o rechazar el beneficiario que el tomador ha elegido.

Esta mutualidad se organiza empresarialmente, creando un patrimonio que haga frente a los riesgos. El efecto desfavorable de estos riesgos, considerados en su conjunto, queda aminorado sustancialmente, porque, para el asegurador, los riesgos individuales se compensan: solo unos pocos asegurados los sufren, frente a los muchos que contribuyen al pago de la cobertura. Ello permite una gestión estadística del riesgo, desde el punto de vista económico, aunque se conserve individualmente desde el punto de vista jurídico.
Las aseguradoras de automóviles, salud y hogar fueron calificadas en base a las calificaciones de tomadores de seguros que fueron encuestados dentro de la categoría de servicio al cliente, calidad conforme al precio, renovación del plan, y si lo recomendaría. Estas cinco categorías ponderadas reflejaron las prioridades que calificaron los consumidores como las mejores, al considerar las necesidades a asegurar.
×