Por otro lado, las cláusulas delimitadoras, (arts. 3 y 8.3 LCS) persiguen determinar o fijar los límites del riesgo asegurado (temporal, espacial o cuantitativamente), describiendo las garantías y coberturas otorgadas en el contrato. Aunque no suponen la limitación de los derechos del asegurado o perjudicado, sí pueden ser utilizadas por la compañía aseguradora para negar o reducir la indemnización. El Tribunal Supremo español ha señalado que estas cláusulas delimitadoras “concretan el objeto del contrato y fijan los riesgos que, en caso de producirse, hacen surgir en el asegurado el derecho a la prestación por constituir el objeto del seguro”. Es decir, una cláusula de este tipo tiene por fundamento concretar la naturaleza del riesgo e individualizarlo, al objeto de eliminar ambigüedades. Las cláusulas delimitadoras cualificadas (arts. 8.3 y 22.4 LCS) son aquellas que describen las “exclusiones y limitaciones” de cobertura, así como las que establecen “las condiciones y plazos de la oposición a la prórroga de cada parte o su inoponibilidad” y siempre que no limiten materialmente los derechos de los asegurados, ya que en este caso pasan a ser cláusulas limitativas.5​
Ser propietario de una casa es un logro y un activo que merece ser protegido. Los mejores proveedores de seguros para propietarios de casas ofrecen solidez financiera, opciones de cobertura y excelente servicio al cliente. También tienen un precio excelente para tus circunstancias únicas. Utiliza nuestra herramienta de cotización para comparar las tarifas de varios proveedores y encontrar cuál te ofrece la mejor cobertura al mejor precio.
Con la posibilidad de distribuir los riesgos asumidos entre otras empresas de seguros y reaseguros se consigue la homogeneidad cuantitativa de los mismos, más fácilmente controlable y llevada a la práctica que la cualitativa, pues se basa en otro principio fundamental para la empresa aseguradora, el principio de distribución o división de los riesgos, indicado en forma general anteriormente pero que se concreta en que para la empresa es preferible (en condiciones normales y uniformes) suscribir un gran número de contratos con una elevada suma asegurada (pues en este caso las desviaciones son mayores). Sin embargo, por las razones antes expuesta, la sola aplicación de este principio es insuficiente, dado el grado de heterogeneidad de las sumas aseguradas y la diversidad de los riesgos asumidos, y además no puede generalizarse a todas las empresas, pues también dependerá del volumen del negocio, de su patrimonio, del importe o montante de reservas o provisiones técnicas constituidas, y del control (reducción de las desviaciones) de su riesgo técnico-asegurador en definitiva.
A la hora de contratar un seguro para nuestra furgoneta es imprescindible asegurarnos que estipulamos las prestaciones idóneas. Esto es, un seguro multirriesgo, que contemple toda una serie de supuestos y en el que podamos elegir. En todo caso debe ofrecernos las prestaciones habituales con las que contamos en cada modalidad de póliza, igual que el resto de vehículos. La diferencia está en que un conductor de furgoneta no puede permitirse no contar con su vehículo en ningún momento, de ahí que unas coberturas sean imprescindibles como la asistencia técnica.
COLOMBIA Para el caso de Colombia, el interés asegurable se encuentra regulado en el Código de Comercio en los artículos 1045, donde se menciona como un elemento esencial del contrato de seguro sin el cual se genera su nulidad, tal como se encuentra resaltado por la sentencia de la Corte Constitucional de Colombia T240/2016. Adicionalmente en el artículo 1083 del Código de Comercio se establece el interés asegurable para los seguros de daños, donde el interés asegurable radica en cabeza del tomador quien es el que cuenta con un interés económico como lo resalta la sentencia del 3 de abril de 2017 de la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil con radicado No. 11001-31-03-023-1996-02422-01. En concordancia con lo establecido en el derecho español este interés debe existir al momento del siniestro e incluso desde la firma del contrato, además debe ser licito y su pago no puede generar un enriquecimiento ilícito, incluyendo como requisito de este que debe poder ser estimable en dinero para de esta forma determinar el cubrimiento y el valor de la prima.
Las provisiones técnicas deben reflejar en el balance de las entidades aseguradoras el importe de las obligaciones asumidas que se derivan de los contratos de seguros y reaseguros. Se constituyen por un importe suficiente para garantizar, atendiendo a criterios prudentes y razonables, todas las obligaciones derivadas de los referidos contratos, así como para mantener la necesaria estabilidad de la entidad aseguradora frente a oscilaciones aleatorias o cíclicas de la siniestralidad o frente a posibles riesgos especiales.
Las furgonetas, al igual que cualquier otro vehículo que circule por la vía pública, están obligadas a contar con un seguro, como mínimo, a terceros. Pero, ¿sabías que no todas las compañías aseguran este tipo de vehículos? En cualquier caso, existen otras que plantean pólizas específicas. Te indicamos todos los datos claves para elegir la solución que más encaje en tus necesidades.
IMQ es la compañía líder del sector asegurador de asistencia sanitaria en el País Vasco y una de las más importantes del Estado. En los últimos años se ha consolidado el proceso de diversificación de la actividad del Grupo IMQ en sus dos grandes divisiones: aseguramiento sanitario por un lado, y prestación de servicios sanitarios, socio-sanitarios y de bienestar por otro.

Daños propios: este apartado cubre los daños sufridos por el vehículo asegurado, con independencia del culpable del mismo (p.ej. si el culpable del siniestro es el propietario del coche). El objetivo es comparar los seguros de automoviles en función de las indemnizaciones en caso de siniestro y si quedan cubiertos también los accesorios no declarados y el equipaje que hubiera en el coche en el momento del siniestro.

×