A la hora de contratar un seguro para nuestra furgoneta es imprescindible asegurarnos que estipulamos las prestaciones idóneas. Esto es, un seguro multirriesgo, que contemple toda una serie de supuestos y en el que podamos elegir. En todo caso debe ofrecernos las prestaciones habituales con las que contamos en cada modalidad de póliza, igual que el resto de vehículos. La diferencia está en que un conductor de furgoneta no puede permitirse no contar con su vehículo en ningún momento, de ahí que unas coberturas sean imprescindibles como la asistencia técnica.
Las Cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en “Cookies de sesión” o “persistentes”. Las primeras expiran cuando el usuario cierra el navegador. Las segundas expiran en función de cuando se cumpla el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que el usuario se mantenga identificado en los Servicios) o bien cuando se borran manualmente.
Puede decirse que, de forma general, en América Latina la regulación contractual del contrato de seguro no ha alcanzado todavía el nivel de protección del que goza el asegurado en España y el resto de Europa. En cualquier caso, algunos países sí que han legislado, siquiera de forma parcial, para dotar de derechos al asegurado frente a las compañías aseguradoras.
Propiedad personal (o cobertura C). Esto le reembolsa por objetos perdidos, robados o en ruinas, como muebles, aparatos electrónicos y ropa, incluso cuando no están en tu propiedad. Puedes elegir asegurarlos por su valor en efectivo real (el valor original, menos la depreciación) o su valor de reemplazo (lo que cuesta comprar un reemplazo en condiciones similares).
Puede decirse que, de forma general, en América Latina la regulación contractual del contrato de seguro no ha alcanzado todavía el nivel de protección del que goza el asegurado en España y el resto de Europa. En cualquier caso, algunos países sí que han legislado, siquiera de forma parcial, para dotar de derechos al asegurado frente a las compañías aseguradoras.
Hay tres nociones que se aplican en tanto a la valorización del interés. El valor inicial se refiere al momento de la formalización del contrato y este puede ser igual durante toda la duración del contrato. El valor final, es aquel inmediatamente anterior al siniestro y viene fijado por el artículo 26 de la Ley 50/1980. El valor final es muy importante a la hora de determinar la indemnización. Sin perjuicio de las reglas de artículo 28 anteriormente mencionadas, aquí en este caso rige la voluntad de los contratantes con el límite en el artículo 1255 CCE y el enriquecimiento injusto. El valor residual, es el valor de la cosa en el momento que se ha producido el siniestro. Teniendo esto en cuenta, el valor que el tomador le atribuye a los bienes se denomina suma asegurada, y se encuentra ligada con el interés asegurable.
En todo caso, es importante tener en cuenta que el precio no lo es todo a la hora de contratar un seguro de automovil, ya que en muchas ocasiones, las opciones de seguros más baratos logran la reducción del precio gracias a la reducción del nivel de coberturas de sus pólizas. Por eso, hemos elaborado en colaboración con un equipo de expertos con una larga trayectoria en el mercado, un sistema de valoración de pólizas, que refleja de manera clara y sencilla las principales diferencias entre las coberturas de las múltiples compañías.
×