La protección contra lesiones personales (PIP, por sus siglas en inglés) paga los gastos médicos para usted y los pasajeros de su automóvil cuando se presenta un accidente automovilístico. También se le llama “seguro sin culpa” y se deriva del hecho de que cubre sus lesiones independientemente de quién sea el culpable del accidente. Más allá de los gastos hospitalarios, el PIP a veces cubrirá los salarios perdidos, los gastos de reemplazo del hogar y el cuidado de los niños, e incluso los costos del funeral.


Daños propios: este apartado cubre los daños sufridos por el vehículo asegurado, con independencia del culpable del mismo (p.ej. si el culpable del siniestro es el propietario del coche). El objetivo es comparar los seguros de automoviles en función de las indemnizaciones en caso de siniestro y si quedan cubiertos también los accesorios no declarados y el equipaje que hubiera en el coche en el momento del siniestro.
Además de escoger las coberturas y limites requisito en tu estado, podrías querer contratar otras coberturas para proteger tu vehículo, como contra choques o cobertura completa. Si agregas la cobertura de choque a una cotización, asegúrate de añadirla a las demás cotizaciones también. También, algunas coberturas, como contra choques, conlleva un deducible. Puede que te sea posible escoger tu deducible – por ejemplo, $500. Recuerda seleccionar el mismo deducible en cada cobertura, para cada cotización que recibes.
×