Es importante saber que el precio de la póliza se calcula dependiendo de muchos factores que algunas veces no se consideran a la hora de cotizar el seguro vehicular. Las aseguradoras estiman el riesgo que suponen varios factores antes de ofrecerte una póliza para tu auto, puesto que la principal objetivo es brindarte la protección financiera que necesitas para que el gasto de un siniestro no lo asumas por completo tú.
Asistencia en viaje: en caso de un problema con el coche, como p.ej. una avería, la aseguradora ofrece asistencia tanto al vehículo (reparaciones sencillas, remolque, …) como a los ocupantes del mismo (traslado del asegurado, envío de un conductor profesional, …). Se puntúa la distancia a partir de la cuál se presta la asistencia, si incluye vehículo de sustitución en caso de quedar el automovil inmovilizado en el taller y si cubre la pérdida de llaves, falta de combustible y el pinchazo de un neumático.
¿Dónde puedo consultar el valor comercial de mi auto? ¿Cuándo inicia la vigencia de la póliza de mi seguro? ¿Cuándo se considera pérdida total del auto? ¿Qué tengo que hacer si choco con otro auto? ¿Qué puedo hacer si se me poncha una llanta? ¿Qué puedo hacer si mi auto sufrió un daño accidental por una rama, derrumbe, huracán o ciclón? ¿Estoy cubierto si el granizo rompió el parabrisas de mi auto? ¿Qué puedo hacer si mi auto se quedó sin batería?

Además de escoger las coberturas y limites requisito en tu estado, podrías querer contratar otras coberturas para proteger tu vehículo, como contra choques o cobertura completa. Si agregas la cobertura de choque a una cotización, asegúrate de añadirla a las demás cotizaciones también. También, algunas coberturas, como contra choques, conlleva un deducible. Puede que te sea posible escoger tu deducible – por ejemplo, $500. Recuerda seleccionar el mismo deducible en cada cobertura, para cada cotización que recibes.
×