La protección contra lesiones personales (PIP, por sus siglas en inglés) paga los gastos médicos para usted y los pasajeros de su automóvil cuando se presenta un accidente automovilístico. También se le llama “seguro sin culpa” y se deriva del hecho de que cubre sus lesiones independientemente de quién sea el culpable del accidente. Más allá de los gastos hospitalarios, el PIP a veces cubrirá los salarios perdidos, los gastos de reemplazo del hogar y el cuidado de los niños, e incluso los costos del funeral.
Una póliza con Allstate es mucho más que solo un seguro de auto. Es ayuda personalizada de agentes expertos, herramientas innovadoras — como Drivewise® — que te ayudan a seguir adelante y una cobertura de calidad en combinación a grandes ahorros. Obtén una cotización de seguro de auto (en inglés) y conoce porque 16 millones de hogares confían a Allstate con todas sus necesidades de seguro.
×