El seguro de responsabilidad civil para automóviles ayuda a cubrir daños financieros a otras partes cuando usted tiene la culpa de un accidente automovilístico. El seguro de responsabilidad civil es en realidad la combinación de dos tipos de cobertura: lesiones corporales (BI) y daños a la propiedad (PD). El primero paga los gastos que resultan de las lesiones sufridas por un accidente, mientras que el último sirve para compensar la propiedad dañada. Para conducir en la mayoría de los estados, los automovilistas deben tener algún tipo de cobertura de responsabilidad o demostrar otra forma de responsabilidad financiera. Esto es para asegurar que los conductores que terminan lastimando a otros o dañando la propiedad puedan compensar a la otra parte.
Además de escoger las coberturas y limites requisito en tu estado, podrías querer contratar otras coberturas para proteger tu vehículo, como contra choques o cobertura completa. Si agregas la cobertura de choque a una cotización, asegúrate de añadirla a las demás cotizaciones también. También, algunas coberturas, como contra choques, conlleva un deducible. Puede que te sea posible escoger tu deducible – por ejemplo, $500. Recuerda seleccionar el mismo deducible en cada cobertura, para cada cotización que recibes.
×